Fontanería

Los completos servicios de ensayo y certificación de NSF ayudan a garantizar que sus productos cumplan con las normas de funcionamiento y los códigos de fontanería requeridos, como las normas NSF, ASME, ASSE, CSA, ASTM, IAPMO, CISPI, AWWA y PDI y el Uniform Plumbing Code®.  Contamos con experiencia en grifos, conectores flexibles de fontanería, separadores de grasa, accesorios y empalmes de fontanería y válvulas antirretorno.

Además, nuestra red global puede ayudarle a acceder a nuevos mercados internacionales como Reino Unido, Australia, Francia, Alemania o China. Consiga la certificación de NSF, la marca de certificación más reconocida y respetada en el sector de la fontanería.

Requisitos para América del Norte

Si usted fabrica válvulas, grifos, tuberías de cobre, fregaderos, válvulas mezcladoras termostáticas, válvulas antirretorno, inodoros, depósitos sépticos, duchas o prácticamente cualquier otro tipo de producto de fontanería, NSF le ofrece los ensayos y las certificaciones que necesita para lograr la aceptación del producto y el cumplimiento de los códigos en toda América del Norte.

Realizamos ensayos y certificamos conforme a estándares que van mucho más allá de nuestras dos normas principales: NSF/ANSI 14, para sistemas y componentes de canalización en materiales plásticos, y NSF/ANSI/CAN 61, para componentes de sistemas de agua potable. Nuestro laboratorio interno está equipado y acreditado para efectuar ensayos conforme a prácticamente todas las normativas de fontanería del sector, incluidas ASME, ASSE, ASTM, CSA e IAPMO. Una vez introducidos en el mercado, todos los productos certificados por NSF son ampliamente aceptados por inspectores y funcionarios vinculados al sector de la fontanería en toda América del Norte. NSF emite las marcas U.P. Code y cNSF después de la certificación.

Cumplimiento de contenido de plomo

Desde el 4 de enero de 2014, la ley estadounidense para la seguridad del agua potable (SDWA, por sus siglas en inglés) exige que los productos para agua potable vendidos o instalados para su uso en los EE. UU. en sistemas públicos de aguas y en la fontanería de las instalaciones cumplan con un promedio ponderado de no más del 0,25 % de plomo. La certificación de esos productos por parte de terceros en relación con los nuevos requisitos de ausencia de plomo será necesaria en muchas jurisdicciones. Además, los estados de California, Vermont, Maryland y Luisiana ya tienen establecidos esos requisitos para productos que están actualmente en el mercado.

Inhibidores químicos

Para garantizar que los inhibidores químicos cumplan los requisitos de funcionamiento, los fabricantes, los laboratorios de ensayos y NSF International (conocida anteriormente como BuildCert) desarrollaron una norma de rendimiento de inhibidores químicos para probar la calidad y el rendimiento de los inhibidores. El «Chemical Inhibitor Approval Scheme» (CIAS) es actualmente un mecanismo de certificación bien conocido en el Reino Unido y en otros países. Los fabricantes y terceros certificadores lo usan habitualmente como referencia.

Los inhibidores químicos que cumplen los requisitos de esta normativa de funcionamiento son sometidos a pruebas para demostrar que limitan la formación de incrustaciones calcáreas y reducen la corrosión metálica. Los ensayos también verifican que el inhibidor sea compatible con componentes no metálicos que pueden encontrarse habitualmente en un sistema de calefacción central moderno.

Este ensayo es importante para cumplir las normativas estatales en el Reino Unido, tal y como se manifiesta en los Reglamentos de edificación para la conservación de combustible y energía (Documento aprobado L, Inglaterra y Gales) y el documento justificativo, «Domestic Building Services Compliance Guide» (edición de 2013), ambos disponibles en el sitio web del gobierno del Reino Unido.

Estos documentos exigen que el sistema de calefacción se limpie y se purgue completamente antes de instalar una nueva caldera y requieren que, durante el llenado final del sistema, se añada al circuito principal una fórmula de tratamiento químico para controlar la corrosión y la formación de cal y lodo.

La certificación mediante CIAS demuestra el cumplimiento de estos requisitos.

Dispositivos antiescaldamiento y de control de temperatura

Desde comienzos de la década de 1990 existía una gran demanda de un método capaz de evaluar y certificar dispositivos antiescaldamiento y de control de temperatura, tanto para el mercado sanitario como para el doméstico. La demanda se intensificó en 1993, cuando el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido exigió un régimen de ensayos mejorado y sólido para válvulas mezcladoras termostáticas que pudiesen reaccionar a un fallo del agua fría. Dado que el agua caliente se usa como método principal para controlar la proliferación de legionela en el sistema de suministro de agua en muchas instalaciones sanitarias, es extremadamente importante que los dispositivos de control de temperatura cumplan los requisitos. Unos años después, surgió la necesidad de evaluar dispositivos similares para el mercado general residencial y de viviendas.

El programa BuildCert (ahora integrado en el nombre de NSF International) creó una serie de exitosos sistemas de ensayos y certificaciones para evaluar dispositivos antiescaldamiento y de control de la temperatura, que podían ayudar a los fabricantes de estos productos a cumplir con las normativas y requisitos, como por ejemplo:

el Memorando técnico 04-01 del Departamento de Sanidad del Reino Unido, en el que las válvulas cumplen con el suplemento HTM 04-01, especificación de funcionamiento D 08: válvulas mezcladoras termostáticas (instalaciones sanitarias)

Parte G de la Normativa de edificación del Reino Unido:

Mediante la verificación de que las válvulas cumplen con BS EN 1111 (válvulas mezcladoras termostáticas de alta presión) y/o BS EN 1287: (válvulas mezcladoras termostáticas de baja presión)

En ella, las válvulas cumplen con BS EN 15092 «Válvulas para la edificación: Válvulas mezcladoras de suministro de agua caliente en línea» y todos los requisitos aplicables

Para obtener más información acerca de sistemas y servicios específicos que permiten probar la calidad y el rendimiento de su producto, consulte las pestañas de la izquierda.

Grifos y accesorios

NSF International proporciona todos los ensayos y certificaciones necesarios para que los grifos y sus accesorios logren la aceptación y el cumplimiento de producto de forma global.

En la mayor parte de los países, los grifos deben cumplir con normas de funcionamiento muy estrictas para garantizar que sean seguros, estancos y no tengan caudales excesivos. Estas normativas garantizan que los grifos y sus componentes puedan soportar tensiones a lo largo del tiempo y que no filtren contaminantes nocivos al agua potable.

Nuestros laboratorios internos de ensayos para grifos se actualizan y expanden su alcance de forma constante. Si no encuentra una norma con respecto a la cual quiere probar y certificar su producto, no significa que no la ofrezcamos. Póngase en contacto con nosotros para obtener más información.

Desagües de azoteas

NSF International proporciona todos los ensayos y certificaciones que se necesitan para que los desagües comerciales de azoteas logren la aceptación y el cumplimiento de producto de forma global.

Ofrecemos ensayos y certificación de desagües de azoteas de acuerdo a las siguientes normativas y códigos:

  • Certificación de acuerdo con ASME A112.6.4 «Drenajes de azoteas»
  • «International Plumbing Code» (IPC)
  • «Uniform Plumbing Code» (UPC)
  • Ensayos conforme a ASPE/IAPMO/ANSI Z1034 (informe de certificación)

Los desagües de azotea son un componente integral de la construcción de un edificio. Se necesitan desagües del tamaño correcto y con una instalación adecuada, porque un tamaño incorrecto puede ocasionar problemas de seguridad para los ocupantes del edificio.

Actualmente, NSF International lleva adelante los ensayos de acuerdo con el método ASPE/IAPMO/ANSI Z1034, para determinar las capacidades de caudal de los desagües de azotea vendidos en los Estados Unidos. La norma exige que se construya un tejado simulado en la zona de laboratorio y se instalen bombas capaces de introducir grandes cantidades de agua en el equipo de ensayos para simular condiciones reales en lo relativo al caudal de agua.

Póngase en contacto con uno de nuestros expertos:

Start typing and press Enter to search